Compartir

A pesar de la aparición de las tarjetas de débito, la banca móvil y los avances tecnológicos para realizar transferencias de dinero, los cheques siguen moviendo miles de millones de pesos en el país y el mundo.

Para muchas transacciones, en las que se manejan grandes cantidades de dinero, es poco práctico contar y transportar billetes, de tal suerte que con el propósito de hacer más fácil las operaciones comerciales financieras, los bancos crearon los cheques.

Los cheques son documentos que pueden ser expedidos por una institución de crédito o por quien tenga fondos disponibles en un banco, además de contar con autorización del mismo para librarlos a su cargo.

Para que se pueda cobrar un cheque sin problemas, los datos que debe contener son:

  • La denominación de “cheque” inscrita
  • La suma de dinero (expresada en número y letra)
  • Nombre del banco que lo emite y la fecha
  • La firma del emisor autorizado

A continuación, te presentamos los tipos de cheques que existen, de acuerdo con la revista Proteja su Dinero, de la Condusef.

Interbancario

Cuando el emisor y el receptor tienen cuentas en distintos bancos

Cruzado

Cuando queremos asegurarnos de que una persona sólo deposite y no cobre en efectivo hay que trazar dos rayas paralelas (oblicuas) en el margen superior izquierdo del papel

Al portador

Este tipo de cheque puede ser cobrado por cualquier persona que lo presente en el banco

Nominativo a la orden

Solo la persona o empresa cuyo nombre figura en el cheque lo podrá cobrar

Certificado

El emisor pide al banco que lo certifique haciendo constar que tiene en su poder fondos suficientes para cubrir el cheque

De ventanilla o de caja

Es aquel expedido por una entidad bancaria a sus propias dependencias

De viajero

Son los expedidos por instituciones de crédito a su propio cargo y son pagaderos por otro de sus establecimientos dentro del país o en el extranjero.

Fuente: Dinero en Imagen

Más información aquí 

Dejar una respuesta