Compartir

En los últimos nueve mesesla Procuraduría Federal del Consumidor emprendió una serie de acciones permanentes y coordinadas en favor de los consumidores que viajaron a Rusia y de aquellas personas que realizaron compras o consumos relacionados por el Mundial de Futbol 2018 en las 32 entidades del país,  lo que permitió reducir de 57 a solamente 6 las quejas presentadas respecto a la justa deportiva celebrada en Brasil 2014.

A través de Conciliaexprés, se llevaron a cabo 209 conciliaciones que permitieron recuperar 41 millones 63 mil pesos, que van de 103% al 352% del monto original erogado por los usuarios, principalmente por el retraso de vuelos, negativas para respetar el hospedaje, hacer efectiva la oferta, devoluciones o retrasos en los plazos ofrecidos por parte de aerolíneas, proveedores, servicios de hospedaje, tiendas de autoservicio y una empresa editorial.

Ejemplo de estos logros, es la intervención inmediata de personal de la Profeco del pasado 14 de junio tras el incumplimiento de la empresa Mundomex para trasladar a 237 pasajeros, a los que se ofreció la devolución total del pago, de los cuales, solamente cuatro decidieron no viajar y el resto, aceptó salir posteriormente con una restitución económica por las dos noches que no utilizaron.

En materia de telecomunicaciones, se expresaron diversos comentarios a través de las redes sociales, sin que se presentara ninguna queja formal contra algún proveedor, hasta el momento.

Durante el Mundial de fútbol que se llevó a cabo en Rusia del 14 de junio al 15 de julio de 2018, la PROFECO implementó diversos operativos, entre ellos, la atención de quejas en un horario de 7 am a 7 pm y redes sociales, antes, durante y posterior a la trasmisión de los partidos.

La Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC), establece que los consumidores tienen hasta un año para poder presentar una queja, de acuerdo a su artículo 14, “salvo otros términos previstos por esa legislación”.

Con estas acciones, la Profeco reafirma su compromiso de promover y proteger los derechos y cultura del consumidor, así como procurar la equidad, certeza y seguridad jurídica en las relaciones de consumo entre proveedores y consumidores.

Dejar una respuesta