Compartir
El seguro de daños funciona de manera ineficiente, aún si se considera como un seguro del saldo insoluto

A casi un año del sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), realizó una evaluación del seguro de daños asociado a un crédito hipotecario, la cual estuvo enfocada en detectar cómo se comporta la cobertura de este seguro.

En dicha evaluación se analizaron 20 expedientes reales (pólizas, escrituras, carátulas, etc.) de 11 bancos que otorgaron un crédito hipotecario y que tienen asociado un seguro de daños de 9 aseguradoras (Seguros Inbursa, Zúrich, AXA, Seguros Ve por Más, Zúrich Santander, Seguros Bancomer, Seguros Banamex, Assurant Daños y Seguros Banorte). Dichos créditos y seguros fueron otorgados en noviembre de 2017 (hace 9 meses).

De acuerdo con los resultados de la evaluación, los 20 expedientes agrupados a 9 meses del otorgamiento del crédito, representan lo siguiente:

/cms/uploads/image/file/437885/Captura.JPG

Con estos datos, en el supuesto de que ocurriera un terremoto con la consecuente pérdida total de los 20 inmuebles, la aseguradora pagaría la suma asegurada registrada en la póliza descontando el deducible y coaseguro, lo que implicaría que el problema al que se enfrentaron en septiembre de 2017 persiste, ya que los usuarios una vez haciendo efectivas las pólizas, QUEDARÍAN A DEBER CASI EL 40% DEL SALDO INSOLUTO, lo que implicaría: deber al Banco $18 mdp, perder $32 mdp y quedarse sin propiedad.

Respecto a las instituciones financieras, llama la atención que en 13 de los 20 casos, el seguro no cubre el 100% del saldo de los créditos y el usuario pierde el enganche, los pagos realizados y su propiedad.

/cms/uploads/image/file/437886/Captura.JPG

Dentro de los hallazgos de la evaluación realizada por la CONDUSEF, se desprende lo siguiente:

  • Las sumas aseguradas deberían ser igual al valor del inmueble (menos terreno y cimientos), toda vez que el costo de la prima está calculado en función al riesgo.
  • En la mayoría de los casos la suma asegurada es menor al monto del crédito, lo que de inicio deja descubierto al acreditado.
  • La diferencia se hace mayor por el cobro del deducible y el coaseguro.
  • En promedio, para que el saldo insoluto quede cubierto, tendrían que transcurrir 10 años de amortización, pero, se perderían las mensualidades  pagadas y el enganche.
  • La finalidad del seguro de daños es la restitución del inmueble, la cual no se cumple, dejando descubierto el patrimonio de las personas.

Cabe destacar que en la Ciudad de México hay 2 millones 453 mil 770 inmuebles, de los cuales, 120 mil 069 son Créditos Hipotecarios con seguro y 187 mil 244 son inmuebles con seguro privado, estas dos últimas cifras suman 307 mil 313, es decir, el 13% del total de inmuebles que cuenta con seguro de daños.

Hay que recordar que a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017, la CONDUSEF realizó algunas acciones en la Ciudad de México, como son:

  • En coordinación con el Gobierno de la CDMX, se instalaron seis módulos de atención: Zócalo, Zapata, Taxqueña, Linda Vista, Parque España y Registro Civil de Arcos de Belén.
  • Con RTC, Gobernación, AMIS y ABM, se elaboraron cápsulas informativas.
  • Se publicaron dos documentos con “Preguntas Frecuentes” sobre qué hacer si fuiste afectado.
  • Se publicó una ficha técnica de los seguros asociados a los créditos hipotecarios donde se indican las condiciones generales (daños, vida y desempleo).
  • Se instalaron mesas de trabajo con la AMIS y la ABM con la finalidad de gestionar los asuntos de forma expedita.

Es importante mencionar que a un año del sismo se han atendido a mil 190 personas, generándose mil 578 acciones de defensa, es decir, mil 147 asesorías (73 %) y 431 reclamaciones (27%).

Como conclusión de la evaluación, el seguro de daños funciona de manera ineficiente, aún si se considera como un seguro del saldo insoluto; el replanteamiento de las pólizas actuales debe igualar como mínimo, la suma asegurada al monto del crédito; asimismo, para que funcione como un seguro de daños, la suma asegurada debe ser suficiente para liquidar el crédito, recuperar el enganche y las mensualidades pagadas.

Finalmente, la CONDUSEF propone la “suma asegurada dinámica”, la cual deberá cubrir cuando menos en cualquier momento de la vida del crédito: el enganche, las mensualidades pagadas y el saldo insoluto.

/cms/uploads/image/file/437887/Captura.JPG

Dejar una respuesta