Compartir
Las discusiones de la regla de origen en el sector automotriz, programadas para el segundo y tercer día de la séptima ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se suspendieron.

Las discusiones de la regla de origen en el sector automotriz, programadas para el segundo y tercer día de la séptima ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se suspendieron.

Fuentes de la Secretaría de Economía (SE) confirmaron a Excélsior, que luego de que esta ronda de trabajo arrancó el domingo pasado, con la mesa sobre el contenido regional mínimo que deben tener los automóviles producidos en Norteamérica, el jefe negociador estadounidense, Jason Bernstein, regresó a su país para reunirse de forma extraordinaria con las gigantes armadoras Ford, General Motors y Chrysler.

Este lapso será aprovechado por México para consensar una propuesta en esta materia, debido a que el gobierno y la industria automotriz nacional no se han logrado poner de acuerdo.

No hay una propuesta nueva, la industria de México, Estados Unidos y Canadá  hemos insistido en que se mantenga la regla vigente de 62.5%, porque es la que nos han permitido convertirnos en la región más exitosa del mundo”, dijo Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Pese a ello, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, informó la semana pasada que el equipo técnico preparaba una propuesta que sería presentada en esta ronda.

El funcionario dijo que “la posición de arranque” era que se mantuviera el mismo porcentaje de contenido regional, pero reconoció que luego de seis meses de negociaciones “ya es tiempo de admitir que se requiere una regla de origen fortalecida”.

El funcionario recordó que hay muchos cambios en el ensamblado de un auto de la década de los 90 comparado con uno de 2018, por lo que se necesita modernizar el contendido regional.

“Debemos alejarnos del vehículo que se utilizó como modelo en la primera negociación del TLCAN, que fue un 1992 debido a que los automóviles de 2018 son muy diferentes”, dijo Guajardo.

Rosales indicó que el calendario oficial de la séptima ronda de negociaciones podría modificarse a fin de reponer las mesas de trabajo suspendidas en materia de reglas de origen del sector automotriz.

De ser el caso, se prevé que la delegación mexicana ponga sobre la mesa la contrapropuesta que prepararon, previo a la séptima ronda, y que no será respaldada por el sector automotriz mexicano.

Al respecto, Rosales señaló que “las conversaciones con las autoridades no se han suspendido, pero tampoco existe una propuesta consensada que no sea mantener la regla vigente”.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, se negó a realizar comentarios con respecto a la contrapropuesta del gobierno. Sin embargo, destacó que el sector de los tres países “no está abierto a flexibilizar la regla” debido a que “no existe margen de maniobra”.

Fuente: Dinero en Imagen

Más información aquí 

Dejar una respuesta