Compartir
El precio de la gasolina es sin duda uno de los indicadores que más nos preocupa como sociedad

El precio de la gasolina es sin duda uno de los indicadores que más nos preocupa como sociedad, siendo o no propietarios de un coche. Los precios del petróleo suben y bajan, aunque para efectos de la gasolina en México esta normalmente sólo sube, lo que impacta en el gasto que hacemos cada que llenamos o medio llenamos el tanque del coche, así como en muchos casos en el transporte público.

Como es obvio, si el precio de la gasolina sube entonces es menos lo que podemos poner, además que los aumentos en el precio de este combustible tiene también un efecto inflacionario en productos que se  mueven en camiones de un punto a otros del país, pasando el aumento de esos costos de transporte a todos nosotros como consumidores finales.

Al menos en la última década, el precio de la gasolina ha ido en aumento, periodo en el que la gasolina Magna subió cerca de 100 por ciento, la Premium aproximadamente en un 70% y el Diesel aumentó casi 150%.  En ese lapso de tiempo se determinaron aumentos periódicos conocidos como “el gasolinazo”, lo cual cambió relativamente desde enero de 2016, momento a partir del cual el precio de la gasolina ha fluctuado conforme a las condiciones del mercado internacional, pero manteniéndose siempre dentro de un parámetro donde ningún aumento o disminución podría ir más allá de 3% a la alza o a la baja.

Con aumentos o no y aún esperando que la entrada de nuevas marcas de gasolina  que han llegado a México pudieran empezar a darnos más litros por menos pesos, lo mejor es irle pensando ¿cómo puedo gastar menos en gasolina?, para lo que hay estrategias para bajar el gasto que esto representa para nuestro presupuesto mensual, ya que hoy no sabemos con certeza si va a la baja o continuará a la alza.

Compra un carro eficiente en consumo. Valora, al comprar un carro, cuál es su rendimiento por litro, en el entendido que aquél que te de más kilómetros será el que te haga cargar menos seguido gasolina por tus recorridos habituales.

Comparte automóvil. Si alguien de tu trabajo vive cerca de tu casa o su ruta pasa por ella, puedes ponerte de acuerdo para alternar días donde cada uno ponga el coche y pase por el o los otros que entren al acuerdo.  Esto además contribuye con el medio ambiente.

Un carro eléctrico. ¿Por qué no?  Los carros eléctricos, siguen llegando al mercado e incluso abaratándose, mientras que algunas ciudades empiezan a tener mayor infraestructura de estaciones de carga. Los ahorros que estos pueden generar en gasto de gasolina en el mediano plazo, es una solución a tus excesivos gastos por este concepto. Existen otros medios totalmente ecológicos y sanos como la bicicleta, aunque lamentablemente la calles y coches siguen significando cierto riesgo.

¿Te gusta estacionarte en la puerta de tu destino?  A veces queremos llegar a todos lados literalmente a la puerta.  Hay quienes incluso dan 2, 3 o más vueltas para dejar su coche lo más cerca posible. Dejar el auto en algún lugar seguro que nos permita caminar 10 minutos a pie a nuestro destino final, puede ahorrarnos tiempo, dinero y ser además bueno para nuestra salud.

Por: Arturo Maximiliano García

Dejar una respuesta