Compartir

Los problemas de inundación que sufre algunas partes del país por las lluvias y huracanes, dejan ver un serio problema para los dueños de automóviles, así como para las compañías aseguradoras y los talleres: el proceso de recuperación y el costo de las reparaciones de los vehículos afectados.

Un vehículo que queda totalmente sumergido en el agua, tiene muchas posibilidades de volver a acelerar en carretera. Sin embargo, si se realiza un diagnóstico adecuado puede salvarse, además de permitir ahorro de tiempo y dinero.

Fuente: Dinero en Imagen

Más información aquí 

Dejar una respuesta