Compartir

El gobierno mexicano debe dar señales a los inversionistas internacionales y al mundo, que el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México no tiene marcha atrás y que se va a terminar, advirtió José Angel Gurría, Secretario General de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

En este cometido no podemos fallar, la imagen de México está de por medio. El prestigio de todo el proyecto está de por medio. La confianza en nuestras autoridades está de por medio”, destacó Gurría durante el acto de presentación del Segundo Informe de Avances sobre el Desarrollo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Ante ello, la OCDE recomendó al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) que para mantener la confianza en la sostenibilidad de la construcción de este proyecto, es fundamental que junto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) decidan, tan pronto como sea posible, la forma de asegurar un adecuado financiamiento para el proyecto, más allá del 2019.

En el documento se advierte también que “el proyecto del NAICM se beneficiaría de mitigar la incertidumbre creada por la dependencia excesiva en el presupuesto público más allá del 2019”. 

Gurría advirtió que de lo contrario se les hará un gran boquete a las finanzas públicas.

El Secretario General de la OCDE destacó que “nuestro compromiso con el proyecto del nuevo aeropuerto, es hacer de esta mega-obra de infraestructura un referente internacional, y ya lo es en términos de su ambición, de su tamaño, de la extensión; pero también en términos de su gobierno corporativo y de la transparencia con la que se habría ejecutado el proyecto y con la que se operara en adelante”.

El OCDE hizo un total de 17 nuevas recomendaciones al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México. 

El organismo reconoció que hay avances importantes en materia de gobernanza del proyecto, en contratación pública, así como en integridad, transparencia y en la comunicación; pero se advierte que aún se enfrentan riesgos importantes que se deben  mitigar para facilitar su ejecución en tiempo, en presupuesto y en cumplimiento con los estándares internacionales de calidad.

Foto: AP

Sin embargo, recomienda la necesidad de realizar un análisis de brechas, para entender mejor las nuevas necesidades de la etapa de construcción intensiva e identificar funciones que siguen siendo vulnerables.

Se observa que aún es posible fortalecer la gobernanza y la interoperabilidad de los sistemas de información del GACM y que el proyecto de reingeniería se debe central en ese objetivo.

La OCDE observó que GACM debe continuar la reforma de su gobierno corporativo ajustando la composición de su Consejo de Administración y consolidar los resultados positivos derivados de la incorporación de 4 consejeros independientes.

De igual forma, con el fin de liberar a GACM de algunas de las limitaciones derivadas de su naturaleza como empresa de participación estatal mayoritaria, un mayor nivel de separación vertical entre GACM y la SCT debiera ser un objetivo, incluyendo alternativas de corto plazo para incrementar la autonomía de gestión de GACM”.

Se enfatiza que aunque se observan importantes avances en materia de consolidación de conocimientos expertos de contratación pública mediante la creación del Comité Directivo, compuesto por funcionarios de GACM y expertos de la Oficina de Gestión del Proyecto (Parsons), “se requiere más esfuerzo para mejorar la coordinación en la toma de decisiones relativas a estrategias de contratación pública.

Una mayor coordinación generaría beneficios para todos los actores, incluido GACM, y ayudaría a evitar situaciones recientes que afectaron a una secuencia de por sí muy compacta, se indica en el informe.

De la misma forma, se advierte que “una mayor exposición a riesgos de retrasos y cambios invitan a poner énfasis en la gestión de contratos con el fin de asegurar que el GACM mantenga un monitoreo estricto de la ejecución de las obras. El creciente número de contratos  vigentes, combinado con recursos humanos limitados, podrían incrementar los riesgos y exponer a GACM a la crítica de la opinión pública”.

Por lo anterior y para mitigar tales riesgos, se observa necesario que GACM evalúe cuidadosamente las acciones que deberán emprenderse para implementar un marco integral de gestión de contratos y definir en número correspondiente de empleados requeridos para tales actividades.

En el documento se subrayan los avances en materia de gestión de conflictos de interés, protección a denunciantes, gestión de riesgos y participación del sector privado, pero que ahora conviene focalizar la mejora de la medida ya instrumentadas.

Fuente: Dinero en Imagen

Más información aquí

Dejar una respuesta