Compartir

El Gobierno nipón planea ofrecer descuentos fiscales de hasta el 20% a empresas que incrementen los salarios de sus empleados o inviertan en mejoras de su productividad, según adelantó este lunes el diario local Nikkei.

El Ejecutivo tiene previsto poner en marcha desde 2018 un nuevo incentivo fiscal con el objetivo de activar los dos citados engranajes, considerados clave en la estrategia económica de crecimiento conocida como “Abenomics”, y que hasta ahora se han resistido.

A pesar de que el sector privado ha cosechado ganancias récord en los últimos años, esto no ha repercutido en subidas salariales hasta el nivel deseado por el Gobierno, ni tampoco en un notable incremento de las inversiones destinadas a mejorar la productividad.

Los incrementos de los sueldos son fundamentales para empujar al alza el consumo y los precios y lograr completar el deseado círculo de crecimiento de la tercera economía mundial, que también adolece de un índice de productividad inferior a otras de las mayores potencias globales.

La medida contemplada por el Gobierno que lidera Shinzo Abe permitirá a las empresas niponas reducir sus costos y ser más competitivas, aplicando recortes de impuestos a aquellas que inviertan más en formación de sus empleados y en mayores salarios.

También se beneficiarán del recorte fiscal las empresas que inviertan en tecnologías de vanguardia relacionadas con la inteligencia artificial o el internet de las cosas (IoT), así como en otras medidas que impulsen su productividad, según señalaron fuentes gubernamentales al citado diario económico.

Estos incentivos podrían suponer un recorte del 20% sobre los impuestos corporativos, un paso más en las ventajas fiscales que ha concedido Abe al sector privado desde su llegada al poder a finales de 2012.

En estos casi cinco años, el Ejecutivo nipón ha rebajado la tasa efectiva de impuestos sobre las empresas desde el 37% hasta un 30%.

Los nuevos incentivos comenzarán a aplicarse en abril de 2018 con un carácter temporal de tres años, y se incluirán en un paquete de nuevos estímulos económicos que el Gobierno tiene previsto aplicar este viernes, y que también incluirá cuantiosas inversiones en servicios públicos.

Fuente: Expansión

Más información aquí 

Dejar una respuesta