Compartir

Comienza 2018 y todo indica que será un año de sobresaltos. Por ello, es importante estudiar en qué activos tomar posición con el fin de obtener la mejor rentabilidad posible.

“Los indicadores económicos a nivel global son sólidos. Pero existe un escenario geopolítico totalmente impredecible”, considera Esteban Polidura, director de Inversiones de UBS México.

Dentro del complejo escenario hay eventos que propiciarán incertidumbre como las negociaciones del brexit y el resultado de las conversaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). También está la tensión entre independentistas catalanes y España, o la escalada de lenguaje bélico entre Norcorea y Estados Unidos, como situaciones que pueden afectar el patrimonio de los inversionistas.

Los expertos coinciden en que 2018 será un año mejor para la renta variable que para la fija, pues las empresas tendrán buenos rendimientos.

Un aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed) beneficiará los márgenes de utilidad de las compañías estadounidenses. “Mayores tasas dan más juego a las empresas para tener mejores márgenes y eso contribuye a las utilidades”, considera Carlos González, analista de Monex.

Los analistas prevén que las empresas en Estados Unidos tendrán un aumento promedio de 11% en sus utilidades, que contribuirá a una tendencia alcista en el mercado.

Algunos ven, incluso, mejores perspectivas en la renta variable europea y en la asiática. “Podría haber sorpresas positivas de crecimiento económico”, advierte Omar Morales, director de Fondos de Renta Variable de Principal.

La inversión en el mercado accionario nacional puede resultar cara, por lo que debe ser selectiva en ciertos sectores.

“No es una bolsa barata”, dice Polidura, de UBS. La relación entre el precio y la utilidad de las acciones del principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, S&P/BMV IPC, es alta.

Las mejores opciones están en empresas de sectores que tendrán un buen desempeño en 2018. Son aquéllas con ingresos en dólares, y que podrán beneficiarse de una eventual subida de tasas.

Entre los sectores más beneficiados, abunda Polidura, están el financiero, de materiales de construcción y bienes raíces.

A los bancos les beneficia el incremento en las tasas, refiere Polidura. En bienes raíces, recomienda tomar posiciones en Fibras con portafolios diversificados. “Sus ingresos son en dólares y pagan un dividendo de alrededor de 8%”, explica el experto.

El sector energético también luce atractivo.

“Los precios del petróleo se han recuperado y las empresas vienen de experimentar valuaciones muy bajas”, dice González, de Monex, quien estima que el costo del barril rondará los 55 dólares el próximo año.

¿Y LA RENTA FIJA?

La Fed anunció que dejará de comprar bonos corporativos. También planea hacerlo el Banco Central Europeo, que dejará de adquirir 60,000 millones de euros mensuales en bonos y después reducirá su programa a 30,000 millones.

“Habrá menos demanda de bonos y, como consecuencia, veremos tasas más altas”, dice Fernando Castro, director de Fondos de Deuda de GBM.
A nivel internacional, las oportunidades de inversión en renta fija son limitadas: los bonos de países desarrollados –con calificación AAA– tienen tasas de interés poco atractivas, mientras que en mercados emergentes la tasa es baja para el riesgo que ofrecen, explica Polidura.

El analista ve interesante la inversión en Bonos M, que cotizan en pesos nominales. “Tienen un plazo de cinco a 10 años y vemos que su rendimiento es el más atractivo al compararlo con otros”, agrega.

Aconseja centrarse en bonos nacionales a corto plazo, como los udibonos. “Son instrumentos que te pagan arriba de la inflación, por lo que si la inflación es más alta, la tasa total va ser más elevada”, comenta el experto.

INMUEBLES

En 2018, el desarrollo y las inversiones en el sector inmobiliario mexicano pasarán por dos etapas, ya que el proceso electoral reducirá el ritmo de crecimiento del mercado ante la incertidumbre de saber quién será el próximo presidente de México, dice Jorge Castañares, socio director de Xpertha Capital.

No obstante, el experto ve en 2018 una segunda parte en la que repunten las inversiones en el sector inmobiliario, pasada la incertidumbre electoral.
Para Castañares, la oportunidad viene en la inversión en la renta de oficinas y, principalmente, en el sector comercial de retail y tiendas stand-alone, tanto en la capital como en otras ciudades de la República.

Sobre el impacto que pueda tener el terremoto, el experto cree que el precio de los inmuebles puede tener cierta afectación a muy corto plazo, aunque no significativa.

INVERTIR EN ORO

El oro provee a los inversionistas protección ante repuntes de riesgos geopolíticos y giros bruscos en la volatilidad de los mercados accionarios, aclara Esteban Polidura, de UBS. “Creemos que el oro se mantendrá como un activo atractivo ante riesgos el próximo año, por lo tanto, sugerimos aprovechar correcciones en el precio para incrementar posiciones”, explica.

En UBS, el nivel objetivo para 2018 es de 1,250 dólares por onza.

A principios de diciembre pasado, el precio rondaba los 1,275 dólares por onza.

Fuente: Expansión

Más información aquí 

Dejar una respuesta