Compartir
Aranceles acero
La posible aplicación de aranceles a la importación de acero y aluminio por parte de Estados Unidos afectará la negociación del tema de reglas de origen del sector automotriz

La posible aplicación de aranceles a la importación de acero y aluminio por parte de Estados Unidos afectará la negociación del tema de reglas de origen del sector automotriz, el más polémico de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Si se impone un arancel a la materia prima de los autos, y otras manufacturas, se verán afectadas las reglas de origen, por eso los negociadores de Estados Unidos (que participaban en la ronda de negociación) fueron llamados a Washington”, dijo Moisés Kalach, coordinador del Cuarto de Junto en entrevista con medios en el hotel sede de la séptima ronda en la Ciudad de México.

Hoy por la mañana el presidente de Estados Unidos, Donald Trump informó que su país impondrá aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% al aluminio. El anuncio formal será la próxima semana, y en este especificará a qué países se aplicarán.

De acuerdo con el TLCAN, México y Canadá quedarían excluidos de este tipo de medidas, no obstante, esa disposición se apega a las leyes de Estados Unidos, concretamente a la sección 232 de Comercio, misma que aplicó para imponer aranceles a lavadoras y paneles solares, incluyendo a México.

En caso de que Estados Unidos imponga aranceles al acero y aluminio mexicanos se pueden aplicar medidas de represalia , dijo Eugenio Salinas, secretario técnico del Cuarto de Junto.

Según el Capítulo 8 del tratado sobre Medidas de Emergencia, cualquiera de las partes puede aplicar aranceles si comprueba que las importaciones de un producto de alguno de sus socios son causa de daño serio o representan una amenaza para alguna industria.

Sin embargo, el artículo 801 de ese capítulo aclara que el país que aplique la medida dará una compensación en forma de concesiones comerciales a la parte contra cuyo bien se aplicó la medida, y si no hay tal, esta última parte puede imponer medidas arancelarias equivalentes a los adoptados por el socio que impuso primero las medidas.

México ha recurrido a la imposición de medidas de represalia en otros casos, por ejemplo cuando Estados Unidos no respetó el libre transporte transfronterizo con México, agregó Salinas.

El objetivo de estas medidas no es desatar una guerra de aranceles sino preservar el balance de una negociación cuando por cuestiones extraordinarias se aplican este tipo de medidas, agregó.

Ambos representantes del Cuarto de Junto coincidieron en que México debe esperar a que Estados Unidos especifique a qué países aplicará estas medidas.

“Hay que ver bien cómo lo publican, creemos que en México deberíamos estar excluidos por las disposiciones del TLCAN”, expresó Kalach.

El empresario enfatizó que aún con este anuncio las negociaciones siguen su curso normal, y que la discusión y análisis del tema de reglas de origen para la industria automotriz continuará en todo momento, con o sin ronda.

“El tema es tan complejo y técnicamente sofisticado, que dentro y fuera de las rondas, se lleva la conversación. A pesar de estar fuera de la ronda se sigue discutiendo, le seguimos dando espacio a nuestra industria, veremos más adelante los avances”, comentó Kalach.

Adelantó que el próximo domingo llegarán los ministros negociadores de Canadá, Chrystia Freeland, y de Estados Unidos, Robert Lighthizer, para reunirse con Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México.

Fuente: Expansión

Más información aquí

Dejar una respuesta